Editorial.

Estimados Lectores,

Este ha sido, por cierto, un convulsionado año para la república, cuestión que trascendió, necesariamente, e hizo mella en la actividad naval

Sin embargo, dadas las circunstancias, el balance fue por demás positivo, dada la difícil coyuntura. Gracias al denodado esfuerzo de los hombres de mar, se pudo incorporar una nueva unidad de combate, se homologaron nuevos sistemas aumentando la capacidad de la aviación naval y se siguió cimentando el revamping de la infantería de marina. Ello aparte de la modernización del ARA S-41, que coloca a la fuerza de submarinos con un excelente medio recuperado para el servicio, con sus capacidades ampliadas.

Todo esto, desde ya, no quiere decir que haya sido un año fácil. La incertidumbre presupuestaria atacó no sólo la operatividad sino los ya muy menguados salarios del personal naval. Pero con verdadero estoicismo browniano, nuestros hombres de mar han logrado hacer más con cada vez menos.

Este año también trajo una triste realidad: la nueva amenaza del terrorismo transnacional. Al momento del cierre de esta edición se sigue manejando la opción de un despliegue naval y anfibio como apoyo al mantenimiento de la paz en Afganistán. Es de esperar, como ya hemos sostenido en anteriores ediotriales, que se cristalice la voluntad política que permita tal intervención, tanto por respeto al derecho internacional como por los múltiples beneficios que ello le ha reportado a la nación en el pasado.

Es, por último, el deseo de los editores que este nuevo año traiga prosperidad y paz a nuestros lectores, como un especial saludo al personal naval, que desde Posadas a la Antártida, desde el edificio libertad en Buenos Aires a Camp Brown en Chipre, cumple fielmente la vela de las armas de la patria.

Jorge F. N. Padín & Santiago L. Aversa
Editores

Monografias/Books by Jorge Nuñez Padin

(C) 2000-1 www.FuerzasNavales.com